Cubiertas de piscina

Para utilizar tu piscina todo el año.

¿Por qué colocar una cubierta de piscina?

Al día siguiente de colocar una cubierta de piscina te harás esta pregunta: ¿Pero cómo he podido tener una piscina estos años sin cubrir?

Es una realidad. Hasta que no lo experimentamos por nosotros mismos no solemos dar crédito a muchas cosas que oímos. Con la cubierta de piscina te pasará lo mismo: podrás disfrutar del baño a horas que antes ni lo pensabas, como al amanecer o en plena noche de luna llena, durante una tarde lluviosa de verano... con el agua agradablemente cálida. Incluso durante los días soleados del invierno la piscina cubierta se convertirá en una estancia más de la casa donde disfrutar de sobremesas agradables.

Esto es posible porque los paneles de policarbonato del techo actúan como en un invernadero haciendo que la radiación solar caliente el aire interior y el agua de la piscina. Fíjate, en Madrid, por ejemplo, hay casi 3.000 horas gratis de sol al año...

Cubiertas de piscina habitables.

En ECODEPORTE WELLNESS llamamos cubiertas de piscina habitables a aquéllas con una altura mínima de 2 m, que nos permiten una estancia cómoda en su interior, incluso para otras actividades distintas al baño.

Al igual que las cubierts de piscina bajas su estructura se fabrica con perfilería de aluminio extrusionado y lacado en distintos colores de acabado. Fácil apertura perimetral mediante puertas correderas con bloqueo de seguridad. Y los acristalamientos laterales con vidrio de cámara en distintas combinaciones aseguran una perfecta visión del entorno.

Indicadas especialmente para zonas con meteorología adversa en determinadas épocas del año. Instalación rápida y limpia.

Cubiertas de piscina a medida.

¿Te imaginas acceder a la piscina directamente desde el salón de tu casa?

Con las cubiertas de piscina a medida de ECODEPORTE esto es posible. Si tu piscina está cercana a la vivienda instalamos un cerramiento que permite llegar a la piscina desde casa sin tener que atravesar el jardín. Esto supone también un incremento real y significativo en el valor global de la propiedad.

La superficie de la piscina cubierta es 100% habitable. Puedes decidir cualquier combinación de alto, ancho, largo, color, tipo de acristalamiento y forma de apertura. Y en tu elección tendremos en cuenta los esfuerzos particulares a los que estará sometida la cubierta, como viento o sobrecarga de nieve.

Cubiertas de piscina bajas.

Las cubiertas de piscina bajas tienen una forma tradicional con una discreta altura total, sin perder por ello su capacidad de calentamiento.

Fabricadas con materiales altamente resistentes, de primera calidad, en aluminio termolacado. Con ángulos macizos de gran resistencia la tornillería de acero inoxidable se oculta bajo embellecedores a juego con la propia cubierta.

Techo en policarbonato celular para captar y retener el calor del sol. Apertura telescópica sin raíles en el suelo. Juntas de estanqueidad y cepillos de nylon para evitar suciedad dentro de la piscina, y cierre de seguridad. Instalación rápida y limpia.

Cubiertas de piscina de madera.

Las cubiertas de piscina de madera son muy exclusivas por naturaleza.

Orientadas a un uso anual de la piscina climatizada limitan las ganancias de calor a través del techo a cambio de ofrecer un gran aislamiento térmico en invierno.

Su estructura, a medida de cada piscina, está realizada íntegramente en madera, con panel sandwich en el techo, barrera de vapor y distintos materiales para la cubierta exterior y el acristalamiento perimetral.

Su diseño y acabados harán que se respire en el recinto de la piscina climatizada una calidez y un ambiente únicos.

Ventajas de una piscina cubierta.

Al colocar una cubierta de piscina aprovechamos la energía del sol para calentar el agua y el ambiente interior. Esto nos permitirá disfrutar de innumerables ventajas. La principal, prolongar la temporada de baño a la primavera y el otoño.

Porque la instalación de una cubierta previene el enfriamiento causado por el viento, reduce el uso de productos químicos al eliminar la entrada de suciedad del entorno, y protege a las personas y animales de caídas accidentales al agua.

También contribuye a reducir el riesgo de cáncer por exposición al sol al disminuir la radiación ultravioleta en el interior, y elimina el riesgo de daños por heladas en la piscina en zonas de inviernos fríos.