WELLNESS BLOG

Ahorro y eficiencia energética en balnearios y spas (II).

Baño turco tradicional

ELEMENTOS TRADICIONALES BIOCLIMÁTICOS.

Las estrategias bioclimáticas que determinan el diseño de los baños han sido estudiadas y mejoradas a lo largo de los siglos, ya sea para ser adaptadas a los climas donde eran introducidos o a la función para la que estaban concebidos.

Siempre la relajación y limpieza han sido factores comunes, pero los griegos los utilizaban básicamente como parte del acondicionamiento de sus atletas, los turcos con un toque religioso y los pueblos indígenas para la curación de enfermedades.
Estas estrategias bioclimáticas de los baños son determinadas por el lugar donde son edificados y son tenidas en cuenta junto con otros parámetros son:

 

  • INERCIA TÉRMICA

Influye directamente en el tipo de materiales seleccionados para el acabado interior. La inercia nos ayuda a regular el salto térmico y evita que el calor no sólo esté contenido en el aire, garantizándonos así un margen de calor o fría del que podemos disponer.

 

  • COMPACIDAD DE LA ENVOLVENTE

Energéticamente resulta más eficiente al tener menos superficie en contacto con el exterior y, por ende, menos pérdidas.

 

  • CARGAS INTERNAS

Su aprovechamiento es interesante en los meses donde la radiación solar es menos intensa, y hay que tomarlas en cuenta en verano para evitar un sobrecalentamiento. Estas cargas internas son cedidas por los visitantes, los equipos y los diferentes usos, como piscinas. Éstas últimas son las que más aportan, pero se debe ser bastante cuidadoso y evitar al máximo estas pérdidas, por el alto coste energético que conlleva su reposición.
Determinar la temperatura de confort de nuestro edificio es un punto neurálgico a la hora de calcular el consumo y las pérdidas. Sin embargo, equilibrar ambos factores resulta una tarea complicada.

 

  • VENTILACIÓN

Antiguamente se abrían los lucernarios para ventilar y eliminar, así, el exceso de humedad. Hoy tenemos equipos de ventilación con recuperación de calor y humedad muy eficientes que no sólo ventilan, sino que además recuperan gran parte del calor del aire viciado.
Los sistemas de ventilación reducen el riesgo de condensación, aunque los puentes térmicos y el control de fugas indeseadas no pueden ser dejados de tomar en cuenta.

 

  • TRATAMIENTO DE LOS HUECOS AL EXTERIOR

Se refiere al dimensionamiento según orientación, protección y tipo de ventana o puerta. Por lo regular, son colocados huecos de menor tamaño al norte y los de mayor, al sur. la dirección del viento dominante también nos da una orientación, y nos indica el emplazamiento de los patios interiores, que tienen tanta influencia sobre la humedad.

 

  • MATERIALES

En la arquitectura bioclimática se recomienda el uso de materiales de la zona en la que se encuentra la obra o los más proximos posible.
Terminaciones de alta densidad para poder suplir las necesidades de inercia térmica en el interior.
Selección de materiales aislantes para conservar el calor.
Acabados pulidos para facilitar la limpieza y la calidad de los espacios interiores.
Colores claros en cubiertas que nos ayuden a evitar el sobrecalentamiento, así como cubiertas ajardinadas o ventiladas por el mismo motivo.

 

  • JARDINES Y PATIOS INTERIORES

No son simplemente decorativos, sino entes reguladores de la humedad y del confort. Las fuentes con circulación de agua, espejos de agua, plantas de hojas anchas típicas de zonas húmedas y pasajes sombreados, aportan la humedad necesaria los meses secos y calurosos del verano.
Estas zonas son destinadas al enfriamiento y al relax tras un cálido baño en una de las piscinas.

 

 


Fuentes:
Anne Vogt: https://www.linkedin.com/in/anne-vogt-a362712a
Karina Marte
Foto: http://hotelesestambul.es/wp-content/uploads/2013/01/Ba%C3%B1o-Turco.jpg