EFICIENCIA ENERGÉTICA

Eficiencia energética en un balneario urbano

Primer plano del perfil de la cabeza de una mujer con los ojos cerrados recostada en una tumbona dentro de una piscina de hidroterapia.

Estos centros son grandes consumidores de energía por el tipo de servicios que proporcionan y porque su objetivo es asegurar el confort del usuario.

Estas instalaciones tienen un gran potencial de ahorro, ya que son establecimientos que consumen energía durante largos periodos de tiempo y de muy diversas fuentes (agua caliente, calefacción, refrigeración, iluminación, etc.).

Por eso los centros de nueva construcción debemos proyectarlos de manera que, ya desde el principio, tanto el edificio/local como las instalaciones, cumplan todos los parámetros de eficiencia energética posibles.

El adecuado diseño arquitectónico juega una importancia fundamental en el funcionamiento correcto y eficiente de un balneario.

Hoy en día existen máquinas y tecnologías cada vez más potentes para solucionar todos los problemas y hacer funcionar cualquier edificio diseñado originalmente sin criterios de eficiencia energética, pero cada diseño debe intentar conseguirla con las medidas más sencillas, desde el principio.

¿Cuánto consume un balneario urbano?

El consumo de energía depende de muchos factores, empezando por el diseño del proyecto, pasando por el clima del lugar, la tradición y cultura y la manera de usar el establecimiento.

En hoteles hablamos de un promedio de consumo de, por ejemplo, 280 Kwh/m2 año en Atenas o de 420 Kwh/m2 en Madrid.

Otro punto a tener en cuenta es la estacionalidad. Cuando su uso va asociado al turismo, los consumos se concentran en cortas épocas del año.

Y también es de destacar el elevado grado de bienestar que se pretende conseguir en los balnearios y spas por su objetivo de curación o relajación.

El bienestar ligado a la eficiencia energética

El confort de un espacio se percibe a través de los estímulos del entorno.

Los estímulos se perciben a través de los sentidos: vista, gusto, oído, olfato y tacto. Por esta razón, independientemente del concepto con el que están concebidos (de ocio, medicinal...), todos buscan estimularlos positivamente para garantizar el confort de las personas.

La temperatura de confort es la base del cálculo energético y va de la mano del sentido del tacto. Ésta se determina a través de la cantidad de vestimenta que se lleva y del tipo de actividad realizada.

En la norma UNE-EN 28996, en su apartado de Ergonomía, se encuentra una tabla en la que aparece la velocidad del metabolismo que corresponde a cada actividad.

Según esta tabla, la actividad que se realiza en un balneario corresponde a una actividad "baja", de 100 w/m2. Ésta se define como "una actividad sentada, con desplazamientos ligeros (<1,0m/s)".

Debido a esta clasificación y a los cálculos que arroja la cuantificación del índice de THTG (Temperatura húmeda - Temperatura de globo), se llega a la conclusión de que la temperatura de confort es de 30ºC para una persona aclimatada al calor y de unos 29ºC para una que no lo está.

Estimulación de los sentidos en un balneario urbano

El tacto es también estimulado con la alternancia entre el calor y el frío de las piscinas o entre las saunas y los cuartos fríos de relajación, combinados estos, a su vez, con los masajes curativos o relajantes.

El olfato va de la mano del tacto, ya que los masajes suelen aplicarse con aceites de agradables aromas, desde los calmantes a los vigorizantes. Los inciensos son un toque característico, con aromas a cítricos que suelen mezclarse con el vapor y la humedad.

El sonido se toma en cuenta con caídas de agua y música ambiental. ¡No hay nada más relajante que el sonido del agua!

La vista es, más que estimulada, relajada, ya que los tonos neutrales y la luz baja inducen al descanso. El juego de luces es generalmente tenue y preferiblemente natural, como la adquirida a través de los tubos solares, en caso de no poder instalar ventanas.

Y el gusto, no menos importante, suele cerrar el ciclo y estimularse a través de tés y postres dulces.

Sigue leyendo sobre ahorro en balnearios...

Fuentes:
Anne Vogt: https://www.linkedin.com/in/anne-vogt-a362712a
Karina Marte
Foto: https://www.planap.com/actividades/137437264