TRANSMISIÓN Y CONTAGIO DEL CORONAVIRUS EN EL AGUA DE PISCINAS ESTE VERANO

El peligro no está en el agua.

Vista subacuática de piscina de uso públco mostrando las corcheras y el marcaje de calles

Contenido:



1. ¿Cómo se transmite el nuevo coronavirus?

Según la OMS. la principal forma de contagio y propagación de este virus es mediante el contacto con una persona que está infectada.

Dibujo de persona tosiendo
"La enfermedad, de persona a persona, se propaga a través de gotículas procedentes de la nariz o la boca que salen despedidas cuando una persona infectada tose o exhala".

Esas gotitas caen sobre objetos y superficies y si una persona entra en contacto con ellos y luego se toca la nariz, la boca o los ojos puede contagiarse. Por eso es importante mantenerse a más de uno o dos metros de distancia de las personas que puedan ser portadoras del virus.

En resumen, a fecha actual se expone que las principales vías de contagio son las secreciones por tos o estornudos y el contacto cercano entre personas, por lo que es prioritario mantener distanciamiento social.

2. Rastreo del coronavirus en el agua potable

Las autoridades sanitarias siguen investigando sobre las formas de transmisión de este nuevo coronavirus pero no existe evidencia científica sólida de que el coronavirus se pueda transmitir por el suministro de agua potable.

Grifo de agua doméstico llenando un vaso de cristal muy limpio
El agua potable es segura frente a la transmisión del coronavirus Covid-19.

Según los CDC de EE.UU. no se ha detectado el virus COVID-19 en el agua potable y los métodos convencionales de tratamiento de agua que utilizan filtración y desinfección en los sistemas municipales de agua potable, eliminan o inactivan el virus.

El SARS-CoV-2 es un virus envuelto, con una membrana externa frágil. Los expertos citan que, en general, los virus envueltos son menos estables en el medio ambiente y son más susceptibles a oxidantes, como el cloro.

3. Aguas residuales y Covid-19.

Otras posibles vías de infección y transmisión estudiadas por los científicos son las relativas a la presencia del virus en aguas residuales que puedan llegar a masas de agua de baño.

Detalle microscópico del coronavirus
Un equipo de investigadores del CSIC y de la Universidad de Valencia ha desarrollado un sistema de análisis molecular para avisar de la presencia de coronavirus en aguas residuales.

Según su investigación y en base a los análisis efectuados manifiestan que los tratamientos de desinfección en las depuradoras son eficaces en la eliminación de la presencia del virus.

Según la OMS, la desinfección facilita la muerte más rápida de virus, incluido este coronavirus.

Informes sobre el agua segura, saneamiento e higiene para proteger la salud durante brotes de enfermedades infecciosas exponen que, por el momento, "no hay evidencia sobre la supervivencia del virus en agua potable o alcantarillado".

4. El coronavirus en los ríos, pozas, lagos y mar

Infectarse con el virus que causa la enfermedad Covid-19 mediante el agua de baño es improbable, aunque se sostiene que su prevalencia en los ríos es mayor que en las piscinas y el mar.

Personas bañándose en una poza de un río
Hasta la fecha actual no se han detectado problemas de contaminación por coronavirus en los ríos.

Distintos informes indican que la supervivencia del SARS-CoV-2 en agua de ríos, lagos y en general en acumulaciones de agua dulce sin tratar es superior si lo comparamos con piscinas y el agua salada por lo que deben tomarse medidas de precaución para evitar aglomeraciones.

Incluso algunos informes indican que estas zonas acuáticas son más desaconsejables que otras alternativas.

En cuanto al agua del mar y aunque a fecha actual no existen cifras o reseñas de la persistencia del SARS-CoV-2, factores como la dilución y la presencia de sal en el agua de mar contribuyen a una disminución de la carga viral y a su inactivación tal como sucede con virus semejantes.

En cuanto a la arena de las playas, no existen estudios sobre la persistencia del virus en estos espacios.

Mujer paseando por la playa con la mascarilla facial bien colocada
La acción combinada de la sal del agua de mar, radiación ultravioleta solar y alta temperatura son elementos que ayudan a la inactivación de los microbios.

Y hay que considerar que si se buscara alguna forma de desinfección de las playas debería ser extremadamente escrupulosa en cuanto a respetabilidad del medio ambiente.

Según D. José Antonio López Guerrero, microbiólogo, no hay constancia de que el coronavirus pueda estar en el agua del mar.

Pareja de seniors abrazados mirando al mar desde la playa
“En el mar, por supuesto, no habría ningún riesgo. El problema estaría en la proximidad de las personas porque en el mar es inviable que el virus se quede”.

Es decir, el mayor riesgo de ir este verano a la playa estaría en las aglomeraciones que se producen tanto fuera como dentro del agua.

Las aglomeraciones que se suelen producir en las piscinas y playas, así como los objetos de uso común, pueden continuar sirviendo de mecanismo de contagio debido a la supervivencia del virus proveniente de los bañistas en aguas, arenas y superficies limítrofes.

El uso de las playas el próximo verano dependerá de las medidas que tomen los Ayuntamientos y las CC.AA. con relación a su utilización. Y hay muchas dudas.

El problema se centra en la necesidad del distanciamiento entre los usuarios, que los usuarios puedan mantener la distancia necesaria para no favorecer la propagación del virus.

5. Piscinas y coronavirus este verano.

En piscinas, el uso de productos desinfectantes está sobradamente instalado en España con el fin de evitar la contaminación microbiana del agua por la concurrencia de usuarios, y esta medida debería bastar para desactivar el virus.

El funcionamiento, mantenimiento y desinfección adecuados de las piscinas y jacuzzis deberían eliminar o inactivar el COVID-19.

El HSC, equivalente al Ministerio de Sanidad de España, ha manifestado que el Covid-19 no se puede transmitir en el agua de piscinas, siempre que se trate el agua adecuadamente.

Según el NHS de Inglaterra el agua de la piscina sería un entorno seguro y libre de COVID-19, ya que el agua y sus niveles de cloro ayudarían a matar al virus.

Por su parte, de acuerdo a los CDC de EE.UU. mencionados antes no hay evidencia de que la enfermedad vírica COVID-19, pueda transmitirse mediante el uso de piscinas y jacuzzis.

El PWTAG (Grupo de Asesoramiento y Tratamiento de Agua de Piscinas) a raíz de varias dudas surgidas a partir del brote se ha pronunciado en el mismo sentido expresando que “El Coronavirus se desactivaría en un medio con niveles de cloro como los utilizados en piscinas”.

Kit para tests colorimétricos de Lovibond
Tanto en piscinas de uso colectivo, públicas o comunitarias, lo obligatorio es que para la puesta en marcha se realice una super-cloración.

Después del ajuste paramétrico, se tomará una muestra de agua y se llevará a un laboratorio para que pueda ser analizada mediante un análisis bacteriológico profesional antes de poner la piscina en uso.

Así podremos asegurar que la piscina está sana y libre de patógenos.

6. ¿Cuál es el riesgo de transmisión del covid-19 en spas y balnearios?

Igualmente, en los spas, el uso de productos desinfectantes para el agua está totalmente implantado para evitar la contaminación microbiana del agua, lo cual bastaría para la eliminación del virus.

Piscina spa interior con un trampantojo en la pared del fondo y cristal en una lateral
Los balnearios urbanos e instalaciones balnearias de aguas minero-medicinales tienen idénticas características de desinfección que las aguas de baño de piscinas.

Incluso se estima que en los casos en los que el ambiente de las instalaciones se mantenga a temperaturas elevadas, como suele ser habitual en saunas o baños de vapor, debido a esa alta temperatura la permanencia del virus se reduzca.

Pero, si las condiciones de higiene del establecimiento no son las correctas y dado que el virus permanece latente en superficies, si una persona con la enfermedad está en contacto con las demás la puede transmitir si en ese lugar no se han tomado las medidas higiénicas necesarias.

En estos establecimientos las medidas de higiene pasan por el lavado constante de las instalaciones con agua clorada incluyendo pomos, pulsadores, interruptores, baños, bancos, etc... cada vez que entre y salga un paciente o usuario.

El lavado de manos debe ser constante por parte de el personal que atiende cara al público, pero también del usuario al pasar a un nuevo ambiente. Y es necesario desinfectar los aparatos estéticos cada vez que entre y salga un usuario.

Mujer nadando en una piscina spa interior estrecha y larga
Se aconsejan sesiones privadas. Es mejor optar por tratamientos donde no se tenga contacto con mucha gente en espacios cerrados.

7. ¿Qué niveles de cloro son los adecuados para desactivar o eliminar el coronavirus en piscinas este verano?

La OMS dice que los niveles de cloro deben ser más altos de los habitualmente establecidos.

Esta organización establecía, de forma general, unos parámetros de cloro libre que debían encontrarse entre 0,5 y 0,2 miligramos por litro de agua.

Pero, para inactivar al actual coronavirus, la OMS dicta que los niveles de cloro libre deben ser mucho más altos que los empleados habitualmente. Su recomendación es llegar a un mínimo de 1,5 mg/l, lo que bastaría para matar a la mayoría de virus.

Fotómetro para análisis del agua de piscina, cloro y pH
Estos niveles se pueden alcanzar realizando una supercloración y, después, asegurarlos con el tratamiento periódico de cloro de mantenimiento.

No olvidemos otro parámetro importantísimo a considerar en el agua de la piscina que es el de la acidez de la misma: el pH, que debe encontrarse entre los valores de 7,2 y 7,6. La efectividad del cloro se encuentra directamente relacionada con los valores de pH.

En el caso de piscinas con cloración salina las medidas son similares. En la cloración salina, el elemento activo que se encarga de eliminar los microbios es el ácido hipocloroso, que junto al ión hipoclorito forman el cloro libre.

Como comentábamos antes, debemos llegar a un mínimo de 1,5 mg/l de cloro libre, y estos niveles los podemos alcanzar realizando una super-cloración y después mantenerlos.

8. ¿Cuáles son las medidas personales de higiene en piscinas, spas y balnearios urbanos?

Podemos revisar la cualificación de inspección que se concede a ese establecimiento y que debe estar expuesta al público.

Además podemos hacer nuestra propia revisión, comprobando los niveles de desinfectante y pH del agua. En el mercado existen sencillos kits de test colorimétricos o tiras reactivas que nos indicarán los niveles de cloro libre y pH del agua.

Es importante mantener una correcta higiene personal. Cuando los usuarios de piscinas o spas no se duchan antes de meterse en el agua u orinan en el agua, el cloro libre se combina con pis, sudor, etc... y como consecuencia habrá menos cloro libre el el agua para matar gérmenes.

También a causa de ello se forman unos compuestos químicos llamados cloraminas, que pueden provocar irritaciones en piel, ojos, erupciones cutáneas o problemas respiratorios.

Grifo de ducha echando agua
Es indispensable ducharse antes de entrar al agua y después de salir. Una ducha de un minuto elimina la mayoría de sustancias contaminantes del agua que están sobre nuestra piel.

Limpiar y secar bien gafas y gorro de baño, el lavado y desinfección de los trajes de baño o cualquier accesorio de baño empleado y no utilizar la misma toalla para secarse en el recinto de la piscina y en el vestuario.

Desinfectarse las manos antes y después de tocar cualquier elemento del entorno de la piscina, como escaleras, superficies, etc...

Tanto los adultos como los niños, deben mantener las prácticas de distanciamiento físico para no favorecer la propagación del virus.

Ver modelos de piscinas y spas para relajarte y para nadar en casa

JACUZZI SPA

jacuzzi spa en la terraza listo para una sesión de hidromasaje
Para montar en la terraza y relajarme en un baño caliente de burbujas.

SWIM SPA

Vista cenital de swim spa en una terrzada de hotel con un bañista dentro nadando a contracorriente
Para poner en mi ático y nadar contracorriente.